Crianza. Para crecer y disfrutar juntos.

Nace, y su familia lo acoge como a una flor, envolviendolo, protegiéndolo, acompañándolo a descubrir este nuevo mundo, con calma, despacio. En este momento es importante que cuidemos “esta flor”.

La madre vive el postparto, el amamantamiento y el cuidado del neonato con total dedicación. Es importante sentirse acompañada por la familia y amigos, pero viene bien también estar con personas en la misma situación que tú. Compartir con otras madres alguna actividad física que te ayude a sentirte mejor, sola o acompañada con tu bebé.

La pareja tiene trabajo, además del cuidado del bebé, preparando la cena, ofreciéndonos agua a menudo, controlando las visitas, ofreciéndonos respeto, ternura y apoyo.

Al principio no siempre es fácil hacer actividades con la “nueva familia”, así que un entorno con personas que están en la misma situación y poder disfrutar del momento siempre es una buena opción para ir descubriendo al nuevo miembro de la familia.

Por otroa parte, creemos que familiares y amigos pueden  ayudar sobre todo en todas aquellas tareas que no sean el cuidado del niño, que mejor que regalar una ayuda en la limpieza de casa, en la compra diaria o cocinando una buena comida.  Nosotros lo agradecimos mucho 😉

¡Hay tantas cosas que se pueden hacer para vivir una crianza plena y satisfactoria!

Más adelante el bebé empieza a interesarse por lo que ve más allá de los brazos que lo protegen, la madre ya ha superado el postparto y toda la familia ya está preparada a abrir un poco los pétalos de la flor e ir descubriendo un montón de actividades para disfrutar todos juntos.

Desde De Mammalia os invitamos a disfrutar cada etapa y a compartir vuestras inquietudes y experiencias con nosotros.

Os ofrecemos actividades para poder disfrutarlas en familia, para cuidar a la nueva mamá, y ¡mucha ilusión en poder ayudaros en todo lo que esté en nuestras manos!

de mammalia

de mammalia

Deja un comentario