Una civilización niñocentrica

16,80 IVA incluído

Cómo una crianza amorosa puede salvar a la humanidad

Hace mucho tiempo que nuestra civilización perdió el eje respecto a la naturaleza de los seres humanos. Generamos violencia, maltrato, guerras, enfermedades y malestar. La buena noticia es que los cambios para crear un contexto amoroso y solidario dependen de cada uno de nosotros.

Hay existencias

Categorías: , Etiqueta:

Descripción

¿Qué podemos hacer? Se trata de reanudar el camino original, volver a la raíz. Y las raíces de los seres humanos somos los niños. Tanto los niños reales como los niños que nosotros hemos sido. Una civilización respetuosa y beneficiosa para todos debería ser niñocéntrica: organizada según las necesidades de los más pequeños.

Es relativamente sencillo. Se trata de estar, en todas las áreas, al servicio de los niños y no al revés. Adaptarnos a todo aquello que el niño manifiesta o reclama en lugar de pretender que los niños se adapten a la comodidad de los adultos.

Bajo este concepto básico, Laura Gutman aborda desde varios ámbitos, la distancia entre las necesidades de la criatura humana y lo que recibimos: la manera tecnológica de nacer, la alimentación desnaturalizada, los cuidados médicos alejados de la ecología, la escuela como un sitio obsoleto al que los niños no queremos ir, la adolescencia sufriente y reprimida, la violencia y las dificultades para comprendernos. Al mismo tiempo plantea opciones posibles para volver al origen.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies